EMOCIONES ON LINE

images

Es la era de la tecnología. Actualmente con apenas un clic, podemos acceder a una inmensa cantidad de información, que aunque muchas veces nos surja la duda de si realmente lo publicado es verídico, la realidad es que hoy en día apenas nos imaginamos la vida sin internet, delegando en él incluso, nuestras emociones.

 No dejando aparte la gran utilidad que ha supuesto la llegada masiva de internet, junto con los nuevos y contantes sistemas y aparatos tan cómodos que nos lo podemos llevar a cualquier lugar, han ido creando un ambiente “silencioso” a nuestro alrededor, donde para los adultos habituarse a ello ha resultado sencillo y para los niños que nunca han conocido el “método carta” para hablar con sus amigos en verano, tampoco les ha supuesto una gran complicación.

 Ser emocional es innato y está presente en todos y cada uno de los discursos que mantenemos a lo largo del día, incluso aquellas personas que se definen a sí mismas como “seres exclusivamente irracionales”. Entre algunas de las principales funciones de las emociones, está la de facilitar la aparición de las conductas apropiadas y predecir el comportamiento asociado a partir de ellas en los demás, que es imprescindible para los procesos de relación interpersonal. Si trasladamos esta premisa hacia la “comunicación on line” que se está instaurando en la sociedad, no le deja mucho espacio a los gestos o simplemente al tono de la voz tan imprescindibles a la hora de interpretar lo que nos están comunicando.

 Uno de los efectos que las emociones son capaces de conseguir, es la de facilitar la interacción social. Cierto es, que gracias a las nuevas aplicaciones en nuestro teléfonos, estamos al día, quizá en exceso, de todo lo que sucede en nuestro círculo social, e incluso a los que no consideramos como tales, pero aunque ahora percibamos que estamos más comunicados que nunca, sigue faltando un elemento primordial en toda comunicación: las expresiones emocionales.

Tanto en el plano histórico como teórico, uno de los objetos de estudio de mayor interés ha sido su expresión facial. Como ya dijo Darwin en 1872, la universalidad de la expresión y el reconocimiento facial de las emociones se ha tomado como indicador de la existencia de patrones innatos de respuesta emocional, la cual compartimos todos los seres humanos desde que nacemos y que no es necesario que nadie nos lo enseñe. Gracias a esos patrones que todos poseemos, podemos conocer emociones primarias en el rostro de los demás y saber que están sintiendo en un momento determinado, otra de las razones por las que además, es muy complicado interpretar el sentido con el que nuestro interlocutor intenta expresarnos una emoción a través de un teclado.

Se está delegando peligrosamente toda conversación que antes se hacía en torno a una taza de café, al teclado de un teléfono. Estamos de acuerdo en que la evolución tecnológica no sólo es útil, si no necesaria para el día a día, pero no deberíamos perder el contacto social “cara a cara” ni manifestar como nos sentimos libremente en un momento dado, ya que no sólo nos resultará más sencillo expresar lo que sentimos junto con nuestro lenguaje no verbal, si no porque para quien nos esté escuchando le será de gran ayuda para entender lo que nuestras emociones intentan expresar realmente.

Aula joven.

Sara. G. Rueda

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s