ENCERRADOS Y OLVIDADOS

prision-300x225

Las 24 horas del día, 7 días a la semana, 52 semanas por año… permanecer en esta misma rutina durante largos periodos de tiempo, sin ningún tipo de cambio salvo el físico, es el destino que les espera a aquellas personas, que juzgadas y condenadas por un juez, tendrán que pasar gran parte de su vida encarcelados.

 Lejos de valorar si todos los condenados “merecen “o no la pena impuesta, permanecer en un ambiente cerrado, propio de una cárcel, sin contacto con el exterior y apenas relación social, conlleva a graves repercusiones psicológicas en los presos. Muchas de estas consecuencias, además, nunca llegan a solucionarse en su totalidad, ni siquiera cuando ya han cumplido su condena y son liberados de nuevo.

Cuando una persona es ingresada en este tipo de instituciones, su vida da un giro de 360º para el que nadie está preparado. La despersonalización que sufren en cuanto pisan lo que va a ser “su hogar” durante una larga temporada, al despojarlos de todas sus pertenencias, tengan o no algún tipo de valor ni aunque sea emocional, ya les da una idea de cómo va a ser su vida a partir de ese momento.

 Ponerse en la situación de lo que supondría vivir en un ambiente carcelario, no es fácil. El aislamiento afectivo, la pérdida de control de la propia vida ante una vigilancia permanente y su consecuente falta de intimidad, condiciona a los reclusos a desarrollar unas relaciones interpersonales basadas en la desconfianza y la agresividad.

Saber que durante los próximos años, nada de lo que había sido tú vida anterior va a continuar, pone en marcha un proceso de adaptación de la persona a este nuevo entorno, del que de momento, no hay escapatoria. Esta adaptación conocida como prisionalización, se divide en tres niveles de afectación, comenzando por un comportamiento ansioso e inestable desde el punto de vista afectivo, como respuesta a la entrada a una institución totalmente restrictiva, fría y carente de todo contacto social más allá de los propios internos.

Un segundo estadio daría paso a verdaderos desórdenes de conducta. Comportamientos agresivos, episodios depresivos y altos niveles de ansiedad que merman la calidad de vida, más si cabe aún, de los encarcelados; les lleva a un tercer estadio donde el deterioro psicológico es tal, que pueden llegar a requerir su hospitalización si la adaptación a prisión no llega a conseguirse.

 Lo más paradójico en cuanto al número de años de condena establecidos, es que no existen datos que revelen que una mayor permanencia en la cárcel suponga una mayor rehabilitación del supuesto delincuente; más bien sucede lo contrario.

Según uno de los autores de la Revista de la Facultad de Psicología de la Universidad de Colombia, la persona que ha estado recluida muchos años y ha superado todos los estadios propios a la adaptación a una situación especialmente dura, a medida que ve la posibilidad de poder reintegrarse de nuevo en la sociedad, va readaptando su comportamiento a las normas sociales que en el pasado, él mismo trasgredió.

Una evaluación psicológica en el ámbito penitenciario es vital para poder comprender y analizar los comportamientos de estas personas, para así poder desarrollar una serie de pautas de actuación que le lleven a la superación de las circunstancias que las motivaron y evitar su repetición si en un futuro se volvieran a dar las mismas circunstancias.

Si todos tenemos derecho a una segunda oportunidad y si realmente el cambio es posible, alejar a la persona encarcelada de todo estímulo afectivo; tanto familiar como social y de toda terapia rehabilitadora para su posible reinserción, ¿Por qué se sigue considerando “el abandono del condenado” como un método de ayuda?

 Aula joven.

Sara G. Rueda.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s