Aterrizando en el trabajo: la importancia de que te enseñen dónde está el baño

Para todos los que ya hemos tenido alguna experiencia laboral, el primer día en el nuevo puesto de trabajo es clave.

Yo creo que incluso desde ese primer momento el nuevo trabajador sabe cómo va a ser el ambiente de trabajo, si le va a gustar y si se va a sentir cómodo y parte del equipo.

Los psicólogos del trabajo sabemos cómo influyen las emociones en la percepción y la importancia de un buen recibimiento del nuevo trabajador para su adecuada integración y satisfacción ya que esta primera etapa tiene una gran influencia en su comportamiento futuro. Sin embargo, muchos profesionales del mundo de la empresa pasan por alto este primer momento de acogida pensando que no tiene importancia, y que, en todo caso, se puede conseguir improvisando en el momento de la llegada del nuevo compañero.

En ocasiones se viven casos de personas que se incorporan al trabajo el primer día y nadie se presenta, le enseña dónde están las zonas más utilizadas (de ahí el nombre de esta entrada), dónde puede encontrar los materiales que necesite o a quién se puede dirigir si tiene una duda, aspectos que son básicos y aparentemente sin mucha importancia.

Y es que el proceso de selección no termina cuando se encuentra al candidato idóneo para el puesto y se firma el contrato, sino cuando éste se ha integrado completamente en la organización.  Sólo de esta forma se puede asegurar el éxito del proceso de selección y evitar en muchos casos el abandono prematuro por parte del trabajador, que en algunas ocasiones no se debe a una mala elección por parte del seleccionador sino a un inadecuado o inexistente plan de acogida.

F1

¿Que qué es un plan de acogida? No es más que el procedimiento que se lleva a cabo a fin de planificar la incorporación, sociabilización y el seguimiento de los nuevos profesionales que se incorporan a una organización.

La gran mayoría de las empresas asegura tener un plan de acogida, que en realidad consiste solamente en la entrega en mano del Manual de Bienvenida, donde se plasman los procedimientos burocráticos, el organigrama, las funciones del puesto, normas, etc. Sin embargo, el plan de acogida va mucho más allá, y, aunque debe ser personalizado a las necesidades de cada organización, podemos establecer unos puntos básicos que debe recoger:

Preparación de la incorporación (es imprescindible tener establecidos los pasos a dar cada vez que se produzca una nueva incorporación).

Documentación de Carta de Oferta (donde se especifica al candidato las condiciones alcanzadas de retribución, categoría profesional, tipo de contrato, fecha de incorporación, periodo de prueba y la voluntad de la compañía de que se incorpore)

-Documentación de contrato e información básica (convenio, vacaciones, horario,…)

Otros aspectos de carácter más informal pero muy útiles como: dónde presentarse el primer día, a qué hora, nombre de la persona por la que tiene que preguntar (esto le da un nombre de referencia que le hará sentirse más seguro cuando entre por la puerta el primer día.

-Preparación y reserva del espacio físico que el recién incorporado deberá ocupar. Debe tener su ubicación perfectamente prefijada y debe disponer de todos los medios materiales necesarios para el desempeño de su trabajo (ordenador, teléfono, impresora). La velocidad con que se le de alta en la intranet, se le asignen claves de entrada al ordenador, se le comuniquen el uso de las extensiones telefónicas o llamadas al exterior, etc. dará una muy buena imagen de la empresa.

Presentación de todo el equipo con los que trabajará, tanto superiores como colaboradores y subordinados, así como de las personas que se ubiquen cerca del él. Preparar actividades de socialización que promuevan el desarrollo de relaciones interpersonales entre los empleados.

-Hacerle entrega del Manual de Acogida donde el individuo debería encontrar toda la información necesaria para entender la organización.

Join Our Team
Para concluir quiero dejar clara la idea de que con el Plan de Acogida no podemos eliminar todos aquellos problemas que pueden surgir de la incorporación de un nuevo empleado a la compañía, pero sí podemos minimizar las consecuencias negativas que se pueden derivar de dicha incorporación.

Y tú, ¿qué opinas acerca de los planes de acogida? ¿Conoces algún caso de éxito o fracaso al respecto? ¿Qué crees que debería contemplar el proceso de acogimiento del trabajador?

 

Aula Joven

Laura Rosa García Castro

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s